8 consejos para conducir frente a rachas de viento fuertes

GIRSANETNoticias

conducir con viento, conducir rachas viento, coche y viento, aire al conducir

8 consejos para conducir frente a rachas de viento fuertes

Conducir bajo condiciones atmosféricas adversas puede ser extremadamente peligroso. La nieve, la lluvia y la niebla son los efectos meteorológicos que más problemas generan a la hora de conducir. Y aunque no reste visibilidad, el viento también se presenta como un factor peligroso a la hora de llevar a cabo un viaje.

Las mejores recomendaciones para conducir con rachas de viento fuertes

Por eso, con climatología adversa, deben aumentarse las precauciones adaptando la conducción de tu coche. ¿Sabes cómo tienes que conducir con rachas de viento que superan los 100 km/h? Desde Cobendai Ocasión te mostramos los mejores consejos para conducir con viento con la máxima seguridad.

1. Extrema las precauciones y reduce la velocidad

Frente a condiciones atmosféricas adversas, la velocidad debe ser regulada. Sea cual sea la dirección del viento, debe reducirse la velocidad para que el peso del vehículo proporcione un agarre más optimo en la calzada.

El peligro de conducir a altas velocidades mientras el viento sopla muy fuerte es que una alta racha de viento puede impactar en el coche y desviar su trayectoria. A mayor velocidad, mayor será el desvío a causa del viento.

2. Permanece atento a la dirección del viento

En estos momentos de temporal lo más importante es permanecer atento para poder actuar con cautela e inteligencia, no permitas que el miedo te invada e inmovilice o te haga actuar de forma desmedida. En este caso, presta atención a la dirección que lleva el viento y el nivel de fuerza de arrastre. Puedes apoyarte observando el movimiento de las ramas de los árboles.

El mayor peligro al que te puedes enfrentar es a los cambios repentinos en la dirección del viento. En ocasiones el viento golpea de manera frontal y de repente empieza a soplar de manera más fuerte de manera lateral, si este episodio te ocurre, sujeta el volante con firmeza y realiza maniobras de conducción suaves y progresivas. En este caso, la extrema atención y calma serán tus mejores aliados.

3. Cuidado con los árboles

Durante una racha de viento muy fuerte es común ver árboles caer de repente. Si conduces por una carretera de montaña, estate atento a los árboles grandes, sobre todo en curvas ciegas. Toma todas las precauciones necesarias.

4. Precaución en túneles

Una vez que entres en un túnel, la fuerza del viento que venía empujando tu coche cesará de repente. Pero al salir, volverá la ráfaga de viento, quizá con una fuerza desconocida y una dirección distinta a la que tenía antes de ingresar al túnel. En una situación como esta, disminuye la velocidad al salir del túnel para evitar accidentes imprevistos.

5. Extrema cautela al adelantar

Debes tener extrema precaución con los camiones. Rachas de viento fuertes combinadas con camiones en una carretera es una de las circunstancias de más peligro a la hora de conducir. Los camiones actúan como paredes frente al viento y esto puede ocasionar graves problemas.

Adelantar un camión supone una maniobra que requiere extrema atención y precaución, sobre todo bajo la acción de vientos fuertes. Al acelerar para sobrepasarlo notarás enseguida la disminución de la corriente de aire, hecho que puede desestabilizar tu vehículo o incluso cambios en su trayectoria. Procura que la velocidad empleada para adelantar el camión no sea demasiado elevada para evitar un accidente.

6. Asfalto resbaladizo

Frecuentemente el viento suele arrastrar arenilla y hojas de árboles hacia la carretera, creando una capa vegetal resbaladiza sobre el asfalto. Disminuye la velocidad y ten especial cuidado sobre todo en las curvas para evitar el patinaje de los neumáticos sobre la carretera.

7. Conoce las peculiaridades de tu coche

Has de saber de qué pie cojea tu coche para adelantarte a las consecuencias. Disminuye siempre la velocidad y toma las medidas necesarias frente a las condiciones atmosféricas que te encuentres en la vía.

8. No olvides el mantenimiento

Los neumáticos constituyen el punto de enlace con la carretera por lo que son piezas fundamentales en la seguridad vial. Para evitar riegos durante la conducción con viento, lo ideal es garantizar una presión adecuada, una banda de rodadura homogénea y una perfecta alineación y balanceo de los neumáticos.

Siguiendo estas recomendaciones puedes conducir con más seguridad ante inclemencias temporales o antes rachas de viento muy fuertes. ¿Y tú cómo conduces frente a estas adversidades?